martes, 25 de marzo de 2008

De solitarios está lleno el mundo

Por: Alexis (El Abuelo)

Aunque uno lo quiera, estar a solas es hasta un imposible, pero se hace el intento.

Esto de la soledad es muy necesario para hablar con uno mismo, más que nada para quienes constantemente hablamos con los demás en un acto de amistad, de amor, de poesía.

En el caso de este “Trova Café” que intentamos hacer en solitario también nos fue imposible meternos en nosotros mismos, pero fue hermoso, fue como un sueño, un sueño muy bonito y creo que la parte más linda del sueño fue oír el poema “donde Mara cayó” leído por Edwin Morales, un hermoso niño que hace vida en la Plaza Baralt, como también lo fue hacerlo en Palmarejo, sitio de reunión de alcohólico conocidos, y de repente ver que todos hacían silencio para oír “pertenencias”.

Este programa fue en solitario pero con mucha gente, muchos espacios, muchas cosas que amo.

Una Plaza Baralt y una Plaza República que viven, una en recuerdos color sepia y la otra en fotos multicolores, plazas de una Maracaibo que me pertenece por derecho de amor.

Calles y lugares de mi ciudad amada, mi ciudad inferno, que son parte indivisible de esta poesía y hasta de mí mismo.

A veces uno está más acompañado cuando está solo que en una fiesta con cien personas alrededor.

A veces uno necesita esa soledad acompañada.

¡Vaya que la necesita!

1 comentario:

Jose de Noche dijo...

¿Como no enamorarnos de esa soledad que siempre nos acompaña en momentos lucidos y especiales, que ningún otra persona sea capaz de entender? generalmente nos vivimos quejando de ella, pero...la misma gente esta llena de soledades, y en vez de despreciarla, solo hay que amarla, sin importar que este callada en nuestra vida.